Error en la base de datos de WordPress: [INSERT command denied to user 'ddb82892'@'172.21.0.53' for table 'wp_options']
INSERT INTO `wp_options` (`option_name`, `option_value`, `autoload`) VALUES ('_transient_doing_cron', '1653182342.9021639823913574218750', 'yes') ON DUPLICATE KEY UPDATE `option_name` = VALUES(`option_name`), `option_value` = VALUES(`option_value`), `autoload` = VALUES(`autoload`)

La turbulencia área: ¿impredecible o inofensiva? - Reclama y Vuela

Error en la base de datos de WordPress: [INSERT command denied to user 'ddb82892'@'172.21.0.53' for table 'wp_options']
INSERT INTO `wp_options` (`option_name`, `option_value`, `autoload`) VALUES ('_transient_timeout__shiftnav_generated_styles', '1655774343', 'no') ON DUPLICATE KEY UPDATE `option_name` = VALUES(`option_name`), `option_value` = VALUES(`option_value`), `autoload` = VALUES(`autoload`)

Error en la base de datos de WordPress: [INSERT command denied to user 'ddb82892'@'172.21.0.53' for table 'wp_options']
INSERT INTO `wp_options` (`option_name`, `option_value`, `autoload`) VALUES ('_transient__shiftnav_generated_styles', '\n/** ShiftNav Custom Menu Styles (Customizer) **/\n/* togglebar */\n#shiftnav-toggle-main.shiftnav-toggle-main-entire-bar:before, #shiftnav-toggle-main .shiftnav-toggle-burger { font-size:15px; }\n', 'no') ON DUPLICATE KEY UPDATE `option_name` = VALUES(`option_name`), `option_value` = VALUES(`option_value`), `autoload` = VALUES(`autoload`)

La turbulencia área: ¿impredecible o inofensiva?

La turbulencia área: ¿impredecible o inofensiva?

No es casual que bajen las luces del avión antes de despegar, pues es una medida preventiva de seguridad que se hace para acostumbrar nuestros ojos a trabajar con solo la iluminación de las luces de emergencia. Ellas nos indican las maneras de abrocharnos los cinturones, inflar el chaleco salvavidas y por donde desalojar en caso de un accidente. Y luego de estar todos listos para despegar escuchamos de cuando en cuando la voz del piloto indicándonos los cambios climáticos y a veces preparándonos para las temidas turbulencias.

Pero ¿debemos tenerles tanto miedo? Claramente las sacudidas, subidas y bajadas y estremecimientos de la aeronave resultan muy inquietantes; sin embargo, está comprobado que solo 20 personas de los 800 millones que viajan anualmente en Estados Unidos salen lastimadas por percances relacionados con las mismas.

¿Qué son las turbulencias?

Como todos los fluidos, el aire tiende a variar de acuerdo a sus características y movimiento. Puede hacerlo de forma suave o generando remolinos denominados flujo medio. Similar al humo del cigarrillo, que asciende en diferentes remolinos y fluctuaciones, varían las turbulencias. Claramente para que estas logren generar un movimiento brusco en el avión deben tener un tamaño de casi unos 100 o 150 metros.

Por orografía

En lugares como las islas Canarias o Azores son habituales las turbulencias de carácter orográfico. Los Pirineos, Alpes o Himalaya son zonas montañosas tan elevadas que producen ondulaciones en el viento tan fuertes que pueden afectar las zonas de vuelos comerciales.

Por convección

Las nubes conectivas –densas y burbujeantes que habitualmente anuncian la lluvia– suelen ser esquivadas por los pilotos ya que generan muchísima turbulencia. La Zona de Convergencia Intertropical suele ser muy complicada ya que la acumulación de altas temperaturas y la confluencia de los vientos dominantes es un gran generador de convección.

Las imperceptibles

Las turbulencias de aire claro son las más difíciles de evitar pues se generan en una altura donde las nubes no son señales de remolinos o fluctuaciones del aire. Por ende, sus incidentes suelen ser fuertes y repentinos ya que a los pilotos les quedan muy poco tiempo para advertir a los pasajeros.

Este estilo de turbulencia imperceptible se genera próximas a la corriente en chorro, una especie de rio atmosférico que fluye desde América hasta Europa a unos 12 kilómetros de altura.

Las turbulencias son muy difíciles de prever aunque los pilotos tengan lectores meteorológicos a bordo. Lo más preciso suelen ser los reportes de aviones que usen la misma ruta y adviertan de posibles “baches” en el cielo, que a pesar de ser muy incómodos no representan un peligro real para los viajeros o la tripulación.