932 490 788

Vueling evalúa la reclamación de dos pasajeras desalojadas en un vuelo con destino a Menorca

Vueling evalúa la reclamación de dos pasajeras desalojadas en un vuelo con destino a Menorca

El 11 de noviembre, dos mujeres fueron echadas de un avión de Barcelona con destino a Menorca, según ellas debido a que hablaban en catalán. De acuerdo a sus declaraciones, luego de una larga discusión con una azafata, otra trabajadora se acercó a ellas diciéndoles que el capitán quería resolver el asunto afuera del avión, y luego de salir no les permitieron el acceso a la nave nuevamente.

Carles Puigdemont, ex-presidente de Cataluña, volvió viral el incidente luego de una publicación en Twitter en que denunciaba el hecho, y Ramón Tremosa, eurodiputado, anunció que presentaría el caso en la Comisión Europea.

La aerolínea Vueling se encuentra investigando el incidente tras la reclamación de las dos mujeres, pues otras versiones aseveran que fueron desalojadas de la aeronave por provocar un altercado. Es el caso de algunos usuarios de Twitter, quienes en reiteradas ocasiones manifestaron que en realidad las dos mujeres fueron echadas por mal comportamiento hacia la azafata. Aun así, no se ha podido confirmar la identidad de dichos usuarios, motivo por el cual no se sabe si iban o no como pasajeros en el vuelo en cuestión.

Un caso parecido es el de un grupo de personas que se manifestaron anónimamente en el Diario de Menorca, quienes afirman igualmente que las dos mujeres fueron expulsadas por razones legítimas, acotando que el conflicto se debió a que la azafata no sabía hablar catalán y las pasajeras generaron un escándalo, haciendo que el vuelo se retrasara una hora.

Al parecer, todo comenzó porque una de las dos pasajeras, llamada Margarita Camps Coll, de 72 años, traía consigo una lámina de pintura, a lo que la azafata le propuso ponerla en el compartimento superior de la aeronave.

En cualquier caso, tanto la versión de las dos mujeres como la de los supuestos testigos coincide en que el conflicto empezó porque ellas se negaban a hablar en español cuando la azafata así lo pedía.

Manuel Ambriz, director ejecutivo de la red de rutas de Vueling, sostuvo en Palma que se siente muy avergonzado de la situación que llevó al altercado, y no desea que otros clientes vivan una experiencia similar. Confirmó que han intentado recabar testimonios del personal que se encontraba presente en el avión, así como de los clientes afectados por el retraso, para darle un cierre al asunto.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *